VER PARA APRENDER


La visión es clave en el desarrollo educativo del menor, un 30% del fracaso escolar se debe a problemas en el desarrollo visual por lo que queremos recordar una serie de síntomas y signos que podemos ver en el menor y que debemos fijarnos en ellos.

HACIENDO LOS DEBERES

Debemos observar si el niño cierra un ojo o se lo tapa cuando se fija en algo, quizá bizquee cuando hace sus deberes.

EN EL EXTERIOR

Si le suele molestar la luz o sufre un poco de fotofobia.

EN EL COLE

Si vemos que va un poco retrasado en el cole, que le cuesta empezar a leer, coger bien el lápiz o escribir con letra irregular o torcerse.

EN SUS RATOS LIBRES

En sus ratos libres tenemos que analizar si se acerca mucho a la tele y cuando estamos en el parque si lo vemos patoso o se tropieza a menudo.

EN LA LECTURA

A la hora de leer si lee muy despacio para su edad, si sigue con el dedo el texto, si necesita vocalizar las sílabas en voz baja o si una vez leído es incapaz de repetir o entender lo que ha dicho.

MOLESTIAS FRECUENTES

También debemos sospechar si el menor se queja a veces de dolores de cabeza o de visión borrosa, si se le enrojecen los ojos despues de la escuela o de los deberes o si quizá le piquen.

Si detectan alguno de estos síntomas en su niño acudan a su centro de confianza para realizar un examen visual.

¿Sabías qué…?

Los niños con peor visión tienen peores resultados académicos. De ellos, 7 de cada 10 detestan leer.

Más del 30% de las dificultades de comprensión derivan de problemas de eficacia y percepción visual.

Solo 3 de cada 10 niños han acudido alguna vez a sus revisiones visuales.

1 de cada 5 niños puede tener un problema visual no detectado. 3 de cada 4 familias ni siquiera lo sospecha.

6 de cada 10 jóvenes en españa son miopes.

¡Haz la revisión de tus hijos/as ahora!


5 Buenos hábitos para estudiar mejor

1 Una buena zona de estudios

El niño debe contar con una zona de estudio bien iluminada, con el equipamiento adaptado a sus necesidades: silla, pantalla, mesa, etc. Hay elementos que ayudan a la planificación de sus estudios como una pizarra o un calendario en la zona de estudio.

2 Una buena posición corporal

Es importante que se les enseñe a sentar correctamente (50 cm de distancia, pantallas a la altura del ojo, sin acercarse mucho al papel). Muchos niños estudian o escriben tumbando la cabeza sobre un brazo, apoyándola sobre la mesa.

3 Una buena combinación de trabajo y descanso

El niño debe poder estar concentrado unos 15-20 minutos en sus tareas. A medida que vaya creciendo, estos periodos se irán alargando. De todas formas, es bueno fomentar una breve pausa, para permitir al ojo que descanse. (cada 20 minutos de trabajo - 20 segundos de pausa - 20 mirada a 20 pies o 6 metros).

4 Una buena alimentación

Los pequeños al igual que los mayores, rinden mejor cuanto más equilibrada sea su alimentación. Una buena dieta alimenticia a base de verduras, frutas frescas, legumbres, carnes, pescados e hidratos de carbono, según marcan las pautas de una alimentación equilibrada.

5 Un buen recreo al aire libre

Numerosos estudios demuestran que los juegos al aire libre influyen positivamente en la salud y el bien estar de las personas, niños y mayores. En el caso de los más pequeños, y en referencia a su salud visual, son muchos los estudios científicos que certifican el avance de la miopía cuanto menos tiempo pasan los niños al aire libre.

10 Consejos de salud visual

1 Prevención salud visual: El niño debe someterse a una revisión visual completa-exhaustiva una vez al año, para comprobar que no existen problemas de visión que puedan afectar a su desarrollo.

2 Aire libre: Los niños deben de pasar tiempo de su rato libre haciendo actividades en el exterior. La luz solar es buena para el desarrollo de su ojo. Desde que dedicamos tantas horas a actividades de interior, la tasa de miopía ha aumentado considerablemente.

3 Pantallas: Los niños no deben pasar más de 2 horas al día ante pantallas (televisión, ordenador, videojuegos…) y a una distancia mínima de 2 metros para una pantalla de TV de 32 pulgadas (esta debe ser mayor cuanto mayor sea la pantalla). Las horas extras de televisión disminuyen su capacidad de atención y desarrollo del lenguaje.

4 Sol: Es absolutamente imprescindible proteger de los rayos solares sus ojos durante todo el año; más si cabe en la etapa estival. Los ojos de los niños son 3 veces más sensibles que los de los adultos. Sus pupilas son más grandes y su cristalino más transparente. Antes de cumplir los 18 años ya habrán recibido cerca del 25% de toda la exposición a rayos UV de su vida.

5 Posición corporal: Los niños, tanto en clase como en casa, cuando hacen sus tareas, deben sentarse con la espalda recta y manteniendo la distancia correcta con la mesa o pantalla. Si están ante el ordenador, es imprescindible que dicha distancia sea de 50 cm y mantengan sus ojos ligeramente por encima de la mitad de la altura de la pantalla.

6 Descansos: Ante las pantallas, tanto niños como mayores, deben seguir la regla del 20-20-20: Tras cada 20 minutos de trabajo, 20 segundos de descanso, observando algo a 20 pies (6 metros) de distancia.

7 Luz: Es muy importante que las zonas de estudio o lectura de casa y la zona de trabajo en la escuela estén bien iluminadas, para evitar forzar el ojo del menor. Para ello, se recomienda luz ambiental, bien iluminado, evitando los reflejos en las pantallas.

8 Problemas en los más pequeños: Si un alumno en sus primeros años de primaria presenta problemas de hiperactividad, no consigue colorear un dibujo sin salirse o presenta síntomas de déficit de atención, es preciso no descartar que no se deba a un problema visual.

9 Detección de problemas en primaria: Cuando ya saben leer bien, si un alumno presenta un bajo rendimiento escolar, es imprescindible atender a posibles síntomas que lo relacionen con un problema visual: dolores de cabeza, frotamiento continuo de ojos, lectura lenta o guiada con el dedo, saltos de palabras o falta de concentración.

10 Educación en salud visual: Es necesario enseñar a los menores a cuidar de su salud visual y sus equipamientos ópticos, si los llevasen. Deben aprender a detectar e informar de cambios en su visión, como: problemas para leer la pizarra, dolores de cabeza, picor de ojos, etc.