Degeneración macular


La Degeneración Macular Senil


Es una de las principales causas de ceguera en personas mayores de 60 años. Es una enfermedad que afecta a la mácula, que es a su vez, una zona de la retina. Existen dos variantes:
Degeneración no exudativa o seca (atrofia geográfica), y Degeneración exudativa o húmeda, vinculada al desprendimiento del epitelio pigmentario de la retina.Teniendo en cuenta que es en la retina donde se plasma la imagen que vemos (una vez enviada a través del nervio óptico al cerebro), y que es la mácula el punto concreto donde incide la imagen, podremos entender la importancia de esta enfermedad que afecta gravemente a la visión.



La Degeneración no exudativa o seca


Es la más frecuente. Afecta al 10% de las personas mayores de 60 años y se considera la forma benigna de la enfermedad. Se produce por un deterioro progresivo de la mácula, que evoluciona lentamente (atrofia de la capa externa de la retina, epitelio pigmentario y coriocapilar, de progresión lenta). Al comienzo, quines la padecen observan escotomas paracentrales correspondientes a esta atrofia. En otros casos se produce tras un desprendimiento de epitelio pigmentario de la retina.

La Degeneración exudativa o húmeda


Es menos frecuente pero más grave. En ella se forman unos vasos sanguíneos anómalos a nivel de la mácula, que son origen de hemorragias con pérdida rápida y progresiva de la visión central, apareciendo una mancha oscura que puede acabar en ceguera (estos vasos sanguíneos de la coroides crecen en la cara interna de la membrana de Bruch o en la superficie externa del epitelio pigmentario de la retina desprendida, produciendo edemas y hemorragias).


Tratamiento


Hasta hace poco tiempo, el tratamiento para la Degeneración macular húmeda consistía en eliminar esos vasos anómalos, quemándolos con un láser térmico, con los problemas que esto acarreaba: no quemaba sólo los vasos anómalos, sino también la zona retiniana que los rodea, con lo que el propio tratamiento podía provocar pérdidas visuales.


La terapia fotodinámica

Hoy ya existe un tratamiento que permite detener este proceso degenerativo. Consiste en administrar el medicamento y cuando éste ha llegado a los vasos sangu`íneos anómalos de la retina, se aplica una luz fría en el ojo que es la que hace que el medicamento que hemos inyectado se active. Al activarse actúa selectivamente sobre los vasos sanguíneos anómalos cerrándolos. La ventaja de este tratamiento es que no hace ningún daño a la retina que rodea la zona de la lesión. Esta terapia fotodinámica, que dura unos 20 minutos, se realiza en la propia consulta del oftalmólogo y es absolutamente indolora.

En la Degeneración macular húmeda, la detección precoz es de la máxima importancia. Si consideramos que la pérdida de visión que origina la enfermedad no puede recuperarse y que el tratamiento va encaminado fundamentalmente a evitar su progresión, cuanto más pronto se instaure el tratamiento, mejor pronóstico tendrá. Por ello, es recomendable visitar regularmente al oftalmólogo a partir de los 50 años, será la mejor forma de prevenir la ceguera por Degeneración Macular. Ahora ya es posible tratarla.

Volver